SEIS CUALIDADES PRIMORDIALES DEL DOCENTE UNIVERSITARIO EN EL SIGLO VEINTIUNO -EDGAR A. PÉREZ MENDOZA

Hoy en día el ser un/una docente universitario/a es realmente un reto debido a los requerimientos que este siglo demanda del /la docente universitario/a. Con los avances de la tecnología y la importancia de estar en sintonía con los avances tecnológicos, se hace necesario que la imagen del experto /la experta en un área determinada desaparezca, ya que hoy en día se necesita que el/la docente universitario/ acepte el reto de aprender, desaprender y re-aprender para satisfacer las demandas de las nuevas generaciones de estudiantes. Es por esta razón, que es de vital importancia identificar el perfil ideal del docente universitario en el siglo veintiuno.

            Primeramente, se necesita de un docente que tenga pasión por la enseñanza y el aprendizaje, que sea  capaz de inspirar a los estudiantes a aprender cualquier área en la que se esté preparando. La pasión por la enseñanza es fundamental porque de esa manera se transmite al alumno la  importancia de la misma en cualquiera de las áreas en que uno se desempeñe. Se necesita  de ingenieros, doctores, licenciados, dentistas, administradores, etc. que sientan pasión por lo que hacen para que el desempeño laboral sea más óptimo.

            Segundo, se necesita de un docente que cree climas apropiados de aprendizaje, donde los alumnos se sientan cómodos  y seguros que su opinión será respetada y valorada por los otros miembros de la clase. El docente debe dar confianza al alumno y demostrarle con el ejemplo que el equivocarse es parte del proceso de enseñanza y aprendizaje. Debe crear las condiciones propicias para que los alumnos/alumnas se desempeñen de una mejor manera y se sientan seguros de poder alcanzar los objetivos trazados durante el curso que se esté impartiendo. El crear un ambiente apropiado de aprendizaje facilita el proceso de enseñanza aprendizaje y además crea en el alumno, el sentido de “pertenencia” que es tan importante dentro del aula. Ya no se debe de dar cabida al docente que humillando e intimidando al alumno crea un ambiente  tenso en el cual los/las alumnos/alumnas sienten temor de expresar sus puntos de vista por el simple temor a reprobar una materia o a contradecir el punto de vista del/la docente.

            Tercero, el docente universitario debe  buscar la excelencia académica, ésta entendida como todos aquellos mecanismos y estrategias metodológicas que permitan al alumno el aprendizaje y adquisición de conocimientos mediante diferentes prácticas que faciliten el proceso de enseñanza y aprendizaje. Se tiene la errónea concepción que “excelencia académica” es aquella práctica en la cual el índice de alumnos reprobados es altísimo porque el docente/ la docente es lo mejor en cuanto a conocimientos y experiencia. La excelencia académica deber ser entendida como aquella práctica que permite a los/ las alumnos/alumnas el poner en práctica los conocimientos adquiridos en la vida real y debe estar sustentadas no solo en los años que se ha estado impartiendo una cátedra sino también en la capacitación constante y formación profesional que el/la docente ha tenido en la materia que imparte. Se debe hacer una constante reingeniería de todos los contenidos que se enseñan en el aula, ya que no es posible que se siga enseñando a esta generación de estudiantes con los métodos del pasado y se esperen mejores y diferentes resultados.

            Cuarto, el docente universitario debe de estar siempre preparado para responder a las inquietudes que los/las estudiantes traen al salón de clases. Esto entendido, en que el docente debe dominar o al menos haber investigado y leído antes de llegarse a parar frente a un grupo de estudiantes. La capacitación constante debe ser uno de los pilares fundamentales con los cuales cada docente debe contar para hacer frente a las diferentes asignaturas que se deben enseñar. La preparación es esencial para poder responder a las diferentes necesidades que los estudiantes expresen en relación al contenido o temática que se esté desarrollando. En relación a la preparación, es importante utilizar siempre al menos un guión de clases con sus objetivos plasmados en el mismo, para que de esa manera se cumpla que se ha planificado y los/las estudiantes sepan hacia donde el/la docente los dirige  en relación a la experiencia de aprendizaje que él/ ella ha diseñado en relación al curso que se está impartiendo.

Quinto, el docente universitario debe estar en constante búsqueda de todas aquellas herramientas educativas que permitan a los/las estudiantes una mejor asimilación de conocimientos que los pongan a la vanguardia en cuanto a la relevancia que los contenidos tengan en la vida de los estudiantes para su incorporación a la vida laboral. Hoy en día se hace necesario aprender sobre las tecnologías de información y comunicación, redes sociales, uso de internet, entre otras para facilitar y mejorar el proceso de enseñanza aprendizaje a nivel universitario. Además, se hace necesario que el docente actualice el currículo de las asignaturas que imparte porque de esa manera incrementará la experiencia de aprendizaje de sus estudiantes.

Sexto, se necesitan de un docente, que no se crea experto en la materia que imparte, porque el experto hoy en día es una ilusión. Lo que hoy es una panacea, el día de mañana se vuelve obsoleto. Se necesita estar a la vanguardia en cuanto a lo que a conocimiento se refiere; es necesario capacitarse, instruirse, estudiar nuevas tendencias metodológicas en cuanto al área de enseñanza que se está enseñando porque de esa manera se estará preparando a las nuevas generaciones de una manera más efectiva, real, y óptima que esté de acorde a las exigencias y demandas que nuestra sociedad presenta hoy en día.

La lista podría continuar porque lo maravilloso de la enseñanza es que cada día se encuentran nuevos retos que nos ofrecen la oportunidad de ser mejores y de fortalecer nuestras habilidades en cuanto a la docencia y el aprendizaje. Es importante que tomemos más responsabilidad en cuanto al desempeño que debemos tener frente a  los/las estudiantes porque de esa manera haremos de la educación superior una experiencia más significativa para las nuevas generaciones de estudiantes. El docente ideal no existe, pero la búsqueda del mismo es los que hace al/ la docente universitario/a hoy en día el superarse a sí mismo y tratar de dar una mejor preparación dentro del aula para dar una mejor asistencia a los estudiantes de hoy en día. Y algo muy importante que tenemos que recordar, “Antes de querer ser mejores docentes, debemos ser mejores personas capaces de incidir positivamente en las nuevas generaciones de estudiantes que esta sociedad nos pone en nuestras manos para que formemos los profesionales del mañana.”!

           

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s