LA COMUNICACIÓN COMPASIVA Y SU PAPEL EN LA ENSEÑANZA -EDGAR AMÍLCAR PÉREZ MENDOZA, M.A

El salón de clases nos provee con múltiples oportunidades para aprender, desaprender, y re-aprender. Desde el momento que hacemos acto de presencia en el aula, es muy importante el saludo a nuestros/ nuestras estudiantes, sonreír, mantener el contacto visual con todos, y tener entusiasmo al momento de compartir nuestras experiencias y conocimientos. El término de comunicación compasiva es muy importante hoy en día, en que tanto en nuestras vidas como en todo el país en general, se vive un ambiente de intranquilidad.  Es difícil confiar en otros, y no nos sentimos seguros ni aun en nuestras casas. Pero, ¿Cómo enfrentamos todo el estrés que nuestros trabajos, amigos, familia, y aún nosotros mismos generamos? Necesitamos conectarnos en el día a día con otros seres humanos y dar lo mejor de nosotros mismos, no importando en el ambiente en que nos desenvolvamos. Debemos cultivar relaciones sanas no esperando que los demás se adapten a nosotros, sino comprender y entender lo valioso que es el valorar la diversidad en nuestros trabajos, en el aula, y en nuestras relaciones en general. 

¿Qué es la comunicación compasiva? Es la empatía emocional hacia nosotros mismos y los demás, haciendo un inventario de nuestros sentimientos y necesidades y luego desarrollar la habilidad de ponernos en “los zapatos de los demás.Cuando se está al frente de un grupo de estudiantes, debemos dirigirnos lo mejor que podamos para transmitir ese sentimiento de tolerancia y respeto que mucho nos falta hoy en día. Comprender que como seres humanos, somos seres falibles, y ponerlo en práctica, cuando preguntamos a nuestros alumnos y no recibimos la respuesta que esperamos. El aprendizaje no se da de manera espontánea, sino es necesario que los/ las estudiantes tengan múltiples oportunidades de encontrarse con el tema o los temas que les hemos impartido. Es nuestra obligación, el traer al aula, diferentes estrategias de aprendizaje, que permitan a los alumnos desarrollar habilidades, cambios de conducta, y dominio de una temática determinada.  El valorar la diversidad dentro del aula nos ayuda a comprender que todos vemos la realidad de una manera completamente diferente. Por lo tanto, es necesario que desarrollemos una mentalidad abierta para poder formar seres compasivos capaces de ayudar a los demás, sin esperar ningún beneficio a cambio.

En el área del aprendizaje de un idioma extranjero, se necesitar que el/ la facilitador (a)  traiga al aula una infinidad de estrategias que permitan a los/las alumno (a) s aprender dicho idioma de una manera significativa y más eficaz.  La comunicación compasiva juega un papel muy importante porque es la acción que viene de una intención de empatía en la cual respetamos el bien común y buscamosel bienestar de los demás. Debemos recordar que la satisfacción de necesidades básicas es muy esencial para que el aprendizaje ocurra. Cuando el alumno se siente cohibido, amenazado, avergonzado, o simplemente no seguro dentro del aula, debido al temor a cometer un error,  es nuestra obligación brindarle el apoyo necesario y hacerle comprender que el equivocarse es parte natural del proceso y que será necesario que se equivoque para que la adquisición y aprendizaje del idiomase lleve a cabo gradualmente. Es normal, que los/ las estudiantes de un idioma extranjero tengan su filtro afectivo alto, pero es nuestra obligación el hacer que el filtro baje y les permita actuar de una manera más óptima. El  fomentar las buenas relaciones interpersonales y el clima propicio para el aprendizaje son dos áreas muy primordiales para que nuestras aulas sean los lugares propicios donde los alumnos y las alumnos se sientan seguros y confiados que nosotros contribuiremosa su desarrollo de habilidades. Debemos, de fomentar el sentido de comunidad en el cual todos tengan voto, su opinión sea respetada y valorada, y nadie se sienta discriminado.

Ante las diferentes circunstancias de la vida, es muy fundamental el no culparnos ni juzgarnos severamente. Por otra parte, no debemos ni culpar ni juzgar a los demás, sino por el contrario, debemos responder con una curiosidad genuina y empatía, actuar con compasión,  escuchar, ver, y sentir de una manera no acusadora. Si queremos hacer de nuestras aulas, un lugar óptimo para el aprendizaje, debemos, responder a nuestros alumnos con curiosidad sincera y que nuestros actos sirvan para hacer de este mundo un lugar mejor en el cual todos somos valiosos e importantes no importando nuestra raza, credo, ideología, o religión. Nuestras actuaciones no deben estar sujetadas a las acciones de nuestros estudiantes, debemos recordar que somos educadores y que estamos formando a las nuevas generaciones que necesitan mucha comprensión, paciencia, tolerancia, y sobre todo mucha empatía. Utilicemos medios eficaces de comunicación  y luchemos por influir positivamente en la vida de esta generación estudiantil.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s